663 21 67 59

Atención al Cliente

Lun-Jue: 9:00 - 22:00
Viernes: 9:00 - 20:00

Rehabilitación fisioterapia: recuperación funcional

Es un proceso de rehabilitación causada por cualquier patología o lesión y  está dentro de la fisioterapia. El objetivo final es el de recuperar la funcionalidad del cuerpo y aliviar o eliminar molestias, dolor e impotencia funcional tratando de prevenir lesiones futuras.

Desde Wellblein, tu clínica deportiva en Madrid, te exponemos dónde convergen y se distancian los dos términos y, sobre todo, qué tipo de lesiones es tratado en nuestro centro por el equipo de fisioterapeutas cuando hablamos de rehabilitación fisioterapia.

Sea como sea, la recuperación funcional es el objetivo tanto de la fisioterapia como de la rehabilitación.



Sesiones de ejercicios online con fisioterapeuta

Además de todos los consejos y ejercicios que vamos a darte aquí, te invitamos a que conozcas nuestras sesiones de ejercicios online en directo si no te es posible asistir a nuestra clínica de fisioterapia en Madrid para que te ayudemos. De esta manera podrás realizar, de manera regular, ejercicios de actividad física y control postural desde tu casa con tu fisioterapeuta. ¡Pregúntanos por chat, teléfono o email y te informamos!


La recuperación funcional

Podría definirse como el conjunto de acciones, técnicas y ejercicios, programado para la consecución de un objetivo; que no es otro que el total restablecimiento del paciente. 

Cuando una parte del cuerpo esté dañada e impide la normal movilidad del mismo va a tener consecuencias en el equilibrio general. Cualquier lesión producida por accidente o por el propio ejercicio, o una disfunción derivada de una intervención quirúrgica va a necesitar, sin dudas, que se reeduque la zona a través del movimiento; eso sí, de forma funcional por lo que el consumo de energía debe ser controlado.

En rehabilitación fisioterapia distinguiremos el tratamiento a corto plazo, donde lo fundamental es conseguir la disminución de los dolores, activando la parte afectada mediante acciones técnicas complementarias y, en definitiva, mantener la buena condición física. A largo plazo el objetivo es el restablecimiento a la actividad deportiva o cotidiana del paciente y recuperar la condición física inicial. 

Si bien es cierto que ninguna lesión es igual que otra, la programación de técnicas y ejercicios debe ser individualizada.  

Etapas de la recuperación funcional

Encontramos dos fases:

  • Tratamiento para la condición física: Se trata de generar resistencia y fuerza para controlar inflamaciones y restaurando los tejidos lesionados. Se trata de dotar al paciente de capacidad de movimientos articulatorios y de recuperar la fuerza necesaria para ejercicios de rehabilitación. 
  • Tratamiento para la preparación física: Se desarrollarán ejercicios destinados a conseguir fuerza, elasticidad y capacidad de reacción en la parte lesionada. Estos ejercicios serán de:
    • Propiocepción: Ejercicios de equilibrio.  
    • Resistencia aeróbica mediante ejercicios combinados de bicicleta, cinta, elíptica, etc.
    • Potencia y velocidad: Proporcionar a los músculos estímulos que tienen que soportar y superar. Los tejidos irán acostumbrándose gradualmente. 

Características de la recuperación funcional

La programación para conseguir una recuperación funcional debe contener una temporalización acorde a la lesión a tratar. Igualmente, hay que transmitir la necesidad del esfuerzo del paciente para su sanación.

La planificación del tratamiento para la recuperación funcional va a precisar:

  • Individualización
  • Progresión. 
  • Claridad en el proceso de recuperación entre paciente y fisioterapeuta.   

Quizás te interese leer: Disciplinas deportivas y el impacto de la fisioterapia

La fisioterapia en la rehabilitación

La fisioterapia abarca un concepto más amplio y complejo; mientras que el campo de la rehabilitación es más concreto; en tanto está limitado en el tiempo.

Sea como sea, cualquier lesión , tanto muscular, de tendones o de huesos va a requerir de rehabilitación física.

En nuestra clínica de fisioterapia Wellblein en Madrid la fisioterapia está basada en la Terapia Manual y va encaminada hacia el ejercicio terapéutico. 

En resumen, la fisioterapia se ocupa fundamentalmente de la recuperación física, mientras que la rehabilitación consiste en una tarea multidisciplinar donde actúan otras especialidades como logopedia, psicología, etc.

Rehabilitación fisioterapia: Algunas técnicas 

  • Manipulaciones articulares: A través de una serie de técnicas de baja y alta velocidad se tratan  las articulaciones de la columna vertebral y las periféricas. El objetivo es disminuir los dolores así como recobrar la movilidad. 
  • Movilizaciones articulares: Para mantener el arco de movimiento realizamos una serie de tracciones de repetición o mantenidas; así, daremos dinamismo a las articulaciones hasta llegar a las posiciones que el paciente no puede por sí solo, además de aliviar el dolor.
  • Masaje: El objetivo es estimular el sistema nervioso y muscular. La manipulación del cuerpo con las manos también tiene como meta activar la circulación de la sangre. Las modalidades de masaje suave se practican para aliviar los dolores mediante la relajación de la tensión y los espasmos musculares. Los masajes profundos producen aumento de irrigación en los tejidos rompiendo el núcleo que produce el dolor. 
  • Programas de ejercicios físicos: La mejor terapia para las lesiones es el movimiento. Los ejercicios físicos terapéuticos que desarrollamos en Wellblein se aplican a numerosas patologías.

Rehabilitación fisioterapia: Patologías que tratamos 

A continuación exponemos las lesiones más comunes que tratamos en nuestra clínica de fisioterapia Wellblein en Madrid. 

  • Lesiones musculares: 
    • Contracturas: Suelen producirse por la realización de un gesto indebido en la vida cotidiana o por falta de calentamiento cuando se hace algún deporte o por posiciones mantenidas mucho tiempo. Esto ocurre, especialmente este año, por el teletrabajo y la menor movilidad que tenemos por la situación actual.
    • Contusión: golpe en el músculo.
    • Distensión: Estiramiento exagerado del músculo.
      • Distensión inguinal: Cuando los músculos aductores sufren un estiramiento indebido. Normalmente sucede por no calentar o por un sobresfuerzo.  
    • Rotura fibrilar (desgarro) 
  • Lesiones sobre el tejido nervioso:  Sucede cuando el nervio sufre isquemia (falta de oxígeno) provocándose estrechez a causa de una inflamación de los músculos adyacentes. Es el caso de patologías como:
    • Ciática
    • Síndrome piramidal 
  • Lesiones tendinosas: Son muy comunes y, a veces, difíciles de tratar por la complejidad de las características de los tendones que, al poseer una vascularización bastante menor que la de los músculos, dificulta la llegada de nutrientes necesarios para la recuperación y por tanto exigen un tiempo de recuperación generalmente más prolongado.
    •  Tendinitis rotuliana: Es la inflamación del tejido que une la rótula con la tibia (tendón rotuliano). Su causa se debe normalmente a un exceso de movimientos repetidos. 
    • Epicondilitis (codo de tenista): Realizar demasiadas veces el mismo movimiento puede producir una inflamación en los tendones que unen la muñeca con el húmero (tendones epicondíleos).
    • Tendinitis del manguito de rotadores: Ocurre cuando uno de los tendones se desprende del hueso por una sobrecarga.
  • Lesiones cervicales. Dominar el control postural es básico para evitar este tipo de lesiones. Las posturas incorrectas y el estrés suelen ser las causas más frecuentes. 
    • Cervicalgia 
    • Hernia discal
    • Radiculopatía
    • Espondilosis cervical 
    • Astenia: Debilidad o fatiga 
  • Lesiones articulares: Son muy comunes y variadas.
    • Esguinces: Distensión violenta de la articulación que provoca el estiramiento de los ligamentos que dan estabilidad al tobillo.
      • Esguince de tobillo. Normalmente, ocurre con las torceduras.
    • Artritis: Inflamación de las articulaciones que provoca dolor.
      • Artrosis: Lesión del cartílago articular.
      • Artritis reumatoide 
    • Bursitis: Inflamación de las bolsas de líquidos que protegen las articulaciones.
    • Fracturas:
      • Simple: El hueso se rompe por una parte.
      • Completa: El hueso se rompe en dos partes.
      • Tallo verde: Se rompe pero no se separa en dos partes.
      • Conminuta: El hueso se rompe en varias partes o bien se astilla.
      • Abierta: El hueso sale por la piel.
      • Cerrada: Aunque está roto, no sale por la piel.

Quizás te interese leer: Alivia tus dolores: Fisioterapia para ciática

Como podrás ver, en Wellblein, tu clínica de fisioterapia en Madrid, nuestro equipo de fisioterapeutas tratamos una amplia variedad de patologías. Somos especialistas con experiencia  y comprometidos seriamente con nuestros objetivos: recuperar tu salud.

¡ Asegura tu rehabilitación y recuperación funcional con nosotros !

Foto de Pixabay en Pexels

Deja un comentario

Alcanza tu equilibrio físico
para un bienestar completo

Últimos Posts

Categorías

Suscríbete

Llámanos

Te llamamos