663 21 67 59

Atención al Cliente

Lun-Jue: 9:00 - 22:00
Viernes: 9:00 - 20:00

Alivia tus dolores: Fisioterapia para ciática

Explicaremos en esta entrada cómo atender el dolor de ciática desde la fisioterapia, enfocado desde el razonamiento clínico y el rigor como fisioterapeutas manuales. Una patología tan importante y tan frecuente merece una respuesta clínica concienzuda, teniendo en cuenta además la situación que la crisis del Covid-19 está originando con el teletrabajo, lo que implica un sedentarismo obligado que no beneficia nada a nuestro cuerpo. La fisioterapia para ciática es una excelente solución para ello.



Sesiones de ejercicios online con fisioterapeuta

Además de todos los consejos y ejercicios que vamos a darte aquí, te invitamos a que conozcas nuestras sesiones de ejercicios online en directo si no te es posible asistir a nuestra clínica de fisioterapia en Madrid para que te ayudemos. De esta manera podrás realizar, de manera regular, ejercicios de actividad física y control postural desde tu casa con tu fisioterapeuta. ¡Pregúntanos por chat, teléfono o email y te informamos!


¿Qué es la ciática? 

También conocida como ciatalgia, la ciática es un problema del nervio ciático. Produce un dolor que irradia a lo largo del trayecto que sigue este nervio, extendiéndose desde la zona inferior de la espalda hacia la pierna, afectando a cadera, glúteo y parte posterior del muslo.

El nervio ciático, es el de mayor trayectoria y el más ancho del cuerpo. Se origina en la zona pélvica, en las raíces nerviosas L4, L5, S1, S2 y S3 de la columna vertebral.  

¿Cuál es la sintomatología de la ciática?

Básicamente se trata de un dolor localizado en la zona lumbar y que, según el daño del nervio puede derivar al glúteo, muslo, rodilla e, incluso, a los dedos de los pies. Los síntomas varían según el grado y lugar de afectación, los más comunes son:

  • El menos acentuado es el dolor que se produce en la parte baja de la espalda. Aquí hay que valorar el origen del dolor lumbar.
  • Dolor insistente en el muslo, bien en la zona interna o externa (o en las dos), ya que el nervio ciático se bifurca en esta zona. Por regla general esto lo produce la raíz nerviosa L4.
  • Dolor punzante en cualquier parte de la pierna y dolor constante en los tobillos. El origen de estos dolores suelen provocarlos las lesiones de la  raíz nerviosa L5.
  • El dolor centrado en los pies es debido a la lesión de la raíz nerviosa S1.
  • Hormigueo, acorchamiento o quemazón en cualquier zona del recorrido del nervio.
  • Los dolores se agudizan al sentarse y al levantarse, dificultando los movimientos.

¿Qué causa la ciática? 

Te presentamos de forma resumida las causas que producen esta alteración en el nervio y, por lo tanto, el proceso doloroso:

Origen muscular

Ya que las contracturas de algunos músculos que sufren tensión mantenida por mala postura y traumatismo  pueden generar pinzamiento en la raíz.

Hernia discal lumbar

Sucede cuando existe una protrusión del disco por desgaste de su núcleo que, al comprimir el nervio, la hace dolorosa. El síntoma más común de una hernia discal es la ciática.

Estenosis del canal lumbar

Se trata del estrechamiento de la columna vertebral, también originada por el paso de los años. Es un atrofiamiento que afecta a las raíces nerviosas, causando el dolor ciático.

Discartrosis

Asociada al envejecimiento, se produce por el debilitamiento discal que van a inflamar las raíces nerviosas.

Espondilolistesis ístmica

Es el pinzamiento del nervio ciático cuando una vértebra pierde alineación con respecto a la suprayacente o subyacente.

Otras causas de la ciática:

  • Las infecciones localizadas en la zona baja de la espalda. 
  • Los múltiples cambios que origina el embarazo puede suele ser otra causa de ciática. 

Fisioterapia para ciática 

Está claro que el conocimiento que poseen los fisioterapeuta es fundamental para el éxito en el tratamiento de la ciática. La valoración funcional y posterior tratamiento así como la planificación de los ejercicios más beneficiosos para la parte del cuerpo dañada. 

Te aconsejamos que siempre te asegures que quien vaya a trabajar tu cuerpo con sus manos sea un fisioterapeuta; más aún, cuando se trata de dolores provocados por la ciática o patologías-lesiones musculoesqueléticas.

Debes saber que la fisioterapia enfocada al tratamiento de la ciática se fundamenta en aspectos fundamentales de la terapia manual y de la actividad física:

  • Masoterapia y movilizaciones
  • Estiramiento
  • Fortalecimiento muscular
  • Adecuación aeróbica

Con el desarrollo de estos ejercicios no sólo se debilitan los dolores sino que el paciente, a través de las enseñanzas sobre el control postural, acabará por tener menos posibilidades de sufrir el síndrome de la ciática.

Por otro lado, la crisis del Covid-19 está obligando a cambiar hábitos laborales. El teletrabajo está haciendo que determinadas posturas acaben provocando lesiones.

Quizás te interese leer: El control postural en el teletrabajo

Lo que sí es cierto es el ejercicio. Constituye la mejor medicina para la recuperación de la ciática después de valorar su origen y hacer un adecuado planning de recuperación funcional 

Otros tratamientos para la ciática

Aunque nosotros vamos a hablar de la aplicación de la fisioterapia a la ciática queremos exponer de forma resumida cuáles son los tratamientos que existen hoy día para calmar los dolores de ciática.

En situación muy aguda y con mucha sintomatología de dolor e impotencia funcional

  • Farmacológico:
    • Analgésicos, como el metamizol o paracetamol. 
    • Antinflamatorios, como diclofenaco o ibuprofeno. 
    • Relajantes musculares.
  • Infiltraciones
  • Cirugía

Las intervenciones quirúrgicas se realizarán después de cuatro semanas con el síndrome de ciática.

  • Microdiscectomía en caso de hernia discal, eliminando el pinzamiento del nervio. 
  • Laminectomía en caso de estenosis del canal lumbar.

Ejercicios de fisioterapia para ciática 

Propósitos

Queda claro que los procesos dolorosos derivados de la ciática tienen diferentes causas, por lo que desde Wellblein, nuestra clínica de fisioterapia en Madrid, trataremos tu caso con una planificación individualizada acorde al diagnóstico médico. No todos los ejercicios que se exponen seguidamente deben realizarse, sino aquéllos que el fisioterapeuta te prescriba.

Los pasos que el fisioterapeuta realizará una vez conocido el diagnóstico, apoyándose en el diagnóstico médico mediante valoración médica y pruebas complementarias,son los siguientes:

  • Restablecimiento de los elementos dañados a causa de la ciática

El propósito de esta parte del tratamiento fisioterapéutico es la recuperación de las estructuras afectadas por la ciática. Se trata, pues, de iniciar el proceso sometiendo los tejidos a tensiones físicas controladas y gradualmente progresar para en el fortalecimiento y recuperación final de los mismos. 

  • Adecuación práctica 

Una vez restablecido el elemento dañado, el fisioterapeuta procurará que el resto de elementos próximos al elemento dañado vuelvan a tener toda su funcionalidad. Serán ejercicios dirigidos ya no sólo al elemento dañado sino al conjunto.

A continuación, desarrollamos en qué consiste cada uno de los aspectos fundamentales de la fisioterapia a través de sus ejercicios. 

No olvides que, aunque la mayoría de estos ejercicios puedes realizarlos en casa, una inadecuada ejecución no te aportará los beneficios que se persiguen e, incluso, pueden provocar lesiones sin la supervisión del fisioterapeuta.

La respiración constituye un elemento esencial en el desarrollo de los ejercicios. Saber cuándo, cuánto y cómo inspirar o espirar es fundamental para su consecución. 

Plan de ejercicios de fisioterapia para ciática

Ejercicios de estiramiento

Es un cuadro de ejercicios dirigidos a ejercitar y fortalecer los músculos dañados por el nervio ciático y combatir su dolor, una vez que el trabajo con terapia manual ha terminado y el paciente ha mejorado en esa fase aguda:

  • De rodilla al pecho

Es quizás uno de los ejercicios más conocidos. Tumbado con la espalda en el suelo, se trata de colocar la pierna en posición de 90 grados y acercar la rodilla a la cabeza ayudándose de una mano, mientras con la otra doblamos la pierna hacia dentro. Al llegar a la postura máxima intentar aguantar unos 20 segundos y repetimos varias veces. Mantener una respiración tranquila y uniforme es también esencial para este ejercicio.

Con este ejercicio deberás sentir cómo se estiran tus músculos de la zona de la espalda, la zona lumbar y la cara externa del glúteo.

  • De lumbares

De rodillas en el suelo con la espalda recta nos sentaremos sobre los pies, apoyando los glúteos en las piernas. Seguidamente, iremos bajando la espalda y el tronco con los brazos estirados, pondremos la frente en el suelo y estiraremos hacia delante los brazos. Aguantaremos la postura no más de 30 segundos y repetiremos.

  • De columna

Un ejercicio conocido como el “puente”: tumbados boca arriba, con los brazos a los lados del cuerpo, flexionamos las rodillas y comenzamos a elevar el tronco hacia el techo, formando un arco. Para la respiración, debes inhalar profundamente cuando estás en el suelo y espirar lentamente mientras te elevas.

  • De isquiosurales

De pie, acercamos el torso al suelo lentamente flexionando la cadera y mantenemos la posición, repitiendo el ejercicio varias veces. Aunque es un ejercicio fácil se suele ejecutar inapropiadamente, ya que se suele flexionar la columna y, entonces, los isquios no reciben ninguna tensión.

Ejercicios de fortalecimiento

Estos ejercicios van a fortalecer la espalda, sus músculos y sus ligamentos. Asimismo reforzarán los músculos abdominales, los glúteos y los músculos de la cadera. Conseguiremos la alineación de la columna vertebral y con ello la mejora del movimiento. 

Ejercicios aeróbicos de bajo impacto

La inclusión de ejercicios cardiovasculares en la planificación es un excelente componente en la recuperación.

Los ejercicios aeróbicos, a través del esfuerzo respiratorio, van a hacer que se produzca en el organismo una regeneración de nutrientes y líquidos que, sin dudas, va a acelerar la curación o la mejoría. Por otro lado, la liberación de endorfinas con estas actividades reducirá los efectos del dolor de la ciática, como nadar, andar, elíptica

Quizás te interese leer: Beneficios de hacer ejercicios terapéuticos

Se comenzará con sesiones de una media hora y, a medida que los dolores van desapareciendo, el fisioterapeuta incrementará este tiempo. 

Aplicación de los ejercicios de fisioterapia para ciática según el origen

Como ya hemos dicho, el origen del dolor ciático puede ser debido a diversos motivos; por ello, indicaremos seguidamente cuáles son los más apropiados según los casos:

Ciática derivada de hernia de disco

Básicamente son ejercicios específicos de flexión de espalda y de extensión, sin dolor y controlando la posición desde el movimiento de la pelvis y la coordinación respiratoria, así como ejercicios de estabilización del tronco y trabajo abdominal.

Ciática debido a problemas degenerativos del disco

Se recomiendan los ejercicios conocidos como el “puente” y la “marcha supina”. Ver la idoneidad de los ejercicios con el fisioterapeuta según tu situación clínica. Algunos ejemplos serían:

  • De estiramiento
    • De rodillas nos sentamos sobre los talones mientras empujamos el cuerpo hacia abajo y extendemos los brazos y aguantamos la postura unos 30 segundos. Retornamos a la posición de rodillas y repetimos 5 veces.
    • Boca arriba, flexionamos la espalda subiendo las rodillas hacia el pecho y aguantamos la postura durante 30 segundos. Volvemos a la posición y repetimos varias veces. 
  • De fortalecimiento
    • Tendidos boca arriba apretamos la espalda contra el suelo, ejerciendo tensión sobre los músculos abdominales inferiores. Se mantendrá esta postura no más de 15 segundos y haremos varias repeticiones. 
    • Marcha supina. Tendidos en el suelo, se trata de ir combinando movimientos de las piernas, subiéndolas y bajándolas lentamente mientras las mantenemos levantadas el tiempo que podamos aguantar. Repetiremos el ejercicio con un descanso cada vez. 

Ejercicios para la ciática por discartrosis

Los ejercicios dirigidos a combatir la ciática originada por discartrosis tienen como primer objetivo la estabilización lumbar.

Las enseñanzas sobre control postural por parte del fisioterapeuta van a ayudar a que el paciente potencie su sentido del movimiento; así, evitará movimientos no deseados de la zona lumbar, disminuyendo con ello los efectos dolorosos de la ciática. El fin de estos ejercicios es que el paciente sienta que domina los movimientos de su columna.

Los ejercicios de estabilización lumbar para la ciática deben estar bajo la supervisión del fisioterapeuta. Si no se ejecutan bien, el esfuerzo será para nada.

Para sacar beneficios de estos ejercicios hay que mantener bien rígido el tronco, jugando con la inclinación pélvica. Conseguiremos tensión en los abdominales y en las nalgas al mantener la espalda recta.

Se realizan en la posturas decúbito supino y decúbito prono, recomendándose también la “Marcha supina combinada” y el “puente”. Algunos ejemplos:

  • Boca abajo, estiramos piernas y brazos y vamos levantándolos alternativamente de forma opuesta, manteniendo arriba la postura unos segundos. 
  • Otra variante sería de rodillas y con las manos en el suelo, levantando con máxima concentración y lentamente, brazos y piernas.  La espalda debe permanecer recta. 

Ejercicios para la ciática por espondilolistesis ístmica

Este entrenamiento busca la estabilidad de la columna lumbar en una postura de flexión. Además de la “marcha supina” y los “abdominales” en todas su variantes, los ejercicios de “inclinación pélvica” son excelentes para recuperar esta zona. Un ejemplo sería:

  • Boca arriba con las rodillas dobladas tensionamos los músculos abdominales inferiores. Mantenemos la postura 15 segundos, volvemos a la posición inicial y repetimos unas 10 veces.

Ejercicios para la ciática por síndrome piriforme

Al inflamarse el músculo piriforme irrita el nervio ciático ya que se encuentra muy cerca de él.  Se hace necesario un estiramiento para calmar el dolor que provoca. Propondremos estos dos ejemplos:

  • Boca arriba con las piernas rectas. Subir la pierna hacia el pecho ayudándose de una mano y sujetando el tobillo con la otra. Se trata de acercar la rodilla al tobillo contrario hasta sentir el estiramiento; entonces, se mantiene la posición unos 20 segundos y se repite varios estiramientos. veces. 
  • Boca arriba en el suelo, cruzamos la pierna en cuestión sobre la otra y las doblamos. Desde la rodilla situada abajo empujamos hacia la cabeza y mantenemos la posición unos 20 segundos. Descansar y repetir.

Consejos para los ejercicios de fisioterapia para ciática 

Desde Wellblein, especialistas en actividades físicas clínicas,  queremos insistir en que los ejercicios ejemplificados anteriormente deben ser realizados de forma correcta. Una inadecuada ejecución de los mismos no sólo no aportaría beneficios sino que, además, podría empeorar la situación. Por ello, reiteramos que la mejor opción es la de estar bajo la supervisión del fisioterapeuta.

  • Mantener el peso es fundamental para la realización de estos ejercicios y para la recuperación final de la ciática. Por ello, te recomendamos una dieta equilibrada sin excesos, sobre todo de calorías.
  • Cuando los dolores se sitúan en la parte baja de la espalda una posición recomendada para dormir es boca arriba. Colocar un cojín bajo las rodillas suele dar buenos resultados.
  • En ocasiones, aplicar calor o frío también ofrece buenos resultados. Se recomienda el frío en los primeros días; después, aplicaciones de calor.

Desde Wellblein te invitamos a tratar la ciática con nosotros. Nuestro equipo de fisioterapeutas te guiará en este proceso para aliviar sus efectos dolorosos.

Y lo mejor, mantén la salud de tu cuerpo con la prevención de la ciática y otras enfermedades.

¡ Te esperamos en nuestra clínica Wellblein en Madrid !

Deja un comentario

Alcanza tu equilibrio físico
para un bienestar completo

Últimos Posts

Categorías

Suscríbete

Llámanos

Te llamamos