663 21 67 59

Atención al Cliente

Lun-Jue: 9:00 - 22:00
Viernes: 9:00 - 20:00

Agujetas: qué son y cómo tratarlas

En esta entrada vamos a tratar sobre un término bastante común entre los deportistas: las agujetas. No obstante, las agujetas no pertenecen exclusivamente al mundo de los que realizan deporte o una actividad física. Todo el mundo en algún momento ha sufrido las molestas y, en algunos casos, dolorosas consecuencias de ellas.

Intentaremos explicar qué son, porqué y cómo se producen; además de cómo prevenirlas y tratarlas con fisioterapia. 




Solicita tu sesión personalizada por vídeo conferencia
¡Desde casa, con tu fisioterapeuta en directo!

Sólo necesitas el espacio en casa para poder hacer la sesión y nosotros te guiamos para que puedas hacer un buen entrenamiento como si estuvieras en nuestro centro. Así podrás realizar, de manera regular, ejercicios de actividad física y control postural. ¡Pregúntanos por chat, teléfono o email y te informamos!



Qué son las agujetas 

Las agujetas constituyen un mecanismo de defensa de nuestro cuerpo de que nos avisan de que hemos trabajado por encima de nuestro nivel o nuestro ritmo.

Las agujetas son el resultado de micro-roturas musculares que suelen aparecer tras los esfuerzos realizados por una actividad física que hemos ejecutado de forma excesiva o diferente. Es decir, bien hemos realizado un sobreesfuerzo no habitual, espacial o temporal, que ha supuesto una sobrecarga muscular. 

Las agujetas, además del dolor, provocan pérdida de movilidad  articular y fuerza muscular.

También reciben el nombre de “dolor muscular tardío” y su duración se sitúa entre cinco y siete días; aunque la mayor intensidad no suele presentarse hasta pasadas 48 horas después del esfuerzo.

Lo cierto es que tras reiniciar la actividad física después de los descansos deportivos, es normal que se tenga carga en los músculos. Es decir, realizar ejercicio tras cierta inactividad puede provocar la aparición de esta dolencia.

¿Qué causa las agujetas?  Teorías y mitos sobre su origen.

¿Entonces, qué produce las agujetas? A pesar de ser tan común es una realidad compleja y no se ha testado científicamente qué es lo que la produce.

No existe consenso y no hay nada probado científicamente sobre su causa.

Dos mitos sobre las agujetas:

  • Sobre los estiramientos. Siempre hablamos de la importancia de realizarlos antes y después de cualquier actividad física porque nos ayudan a la recuperación muscular, pero no sirven para prevenir  las agujetas. 
  • Las agujetas no son el producto de haber realizado un buen trabajo físico. Es una idea muy común pero que no se ajusta a la realidad. Por ejemplo, en Wellblein, tu clínica deportiva en Madrid, preparamos las sesiones minimizando los riesgos de lesión con el resultado final de un buen entrenamiento. Si las agujetas no aparecen no quiere decir que el entrenamiento no haya tenido éxito.

Teorías sobre su origen: 

  • Origen Metabólico. Radica en la creencia de la cristalización por acumulación de ácido láctico en la musculatura por realización de actividad física de forma intensa o prolongada. Esta teoría es descartada, en primer lugar, porque hay casos de aparición de agujetas en deportistas cuyo cuerpo no produce este ácido. Por otro lado, no es preciso un gran desgaste para tener agujetas, por lo que la acumulación de desecho de lactato tampoco sería posible; además de que la mayor parte del ácido láctico se oxida y se elimina.
    • De esta manera, también hay que desmitificar lo de beber agua azucarada antes o después del ejercicio para su prevención. Esta idea surge de la creencia en que el azúcar actuaría disolviendo los “pinchazos” que los supuestos cristales provocan.
  • Origen mecánico e inflamatorio. Quizás, la más consensuada de todas. En los músculos sometidos a una intensidad no habitual  aparecen micro-roturas por la fricción generada en las fibras musculares, produciéndose una acumulación de sustancias (metabolitos) que originan la inflamación y, con ello, la aparición del dolor por la afectación de fibras nerviosas. Pero, en este caso, el dolor debería de aparecer de inmediato y no a las 48 horas, como suele suceder con las agujetas.
  • Origen isquémico. Otra de las teorías explica que las agujetas aparecen cuando desciende el riego sanguíneo, provocando isquemia. 
  • Origen Neurogénico. Se basa en supuestas alteraciones de los receptores sensoriales existentes en el vientre muscular que convierten en dolor estímulos que no lo son.
  • Origen Térmico. Se propone que se origina una necrosis por roturas de los tejidos musculares a causa del aumento de temperatura

Tratamiento de fisioterapia

En Wellblein, tu clínica deportiva en Madrid, trabajamos con distintas formas de ejercicio que van a disminuir y a aliviar de forma notable los dolores y molestias que provocan las agujetas y, por supuesto, a acelerar tu recuperación para la vuelta a tu práctica deportiva favorita.

Además te informaremos si se trata de agujetas o de una lesión. Cuando existe lesión el dolor va  a continuar aún tratándose de ejercicios suaves; en contra, si se trata de agujetas, el músculo responderá correctamente y el dolor remitirá.

Entre otras técnicas procederemos:

  • A descongestionar tu musculatura con sesiones de estiramientos postisométricos donde se tensarán de forma suave los músculos tónicos, consiguiendo  la relajación del músculo de su rigidez. Al mismo tiempo, se incrementará la flexibilidad recuperando el tono muscular dañado y, por supuesto, la disminución en el riesgo de  lesiones.
  • A la realización de ejercicios de recuperación muscular localizados con el objeto de alcanzar el rendimiento físico perdido, para conseguir desarrollar y mantener una amplitud de movimiento adecuada, potenciando la propiocepción.
  • A la aplicación de diversos tipos de masaje terapéutico para reactivar el riego sanguíneo que eliminen las sustancias que provocan inflamación.

Consejos para tratar y prevenir las agujetas

La solución a las agujetas reposa en continuar realizando ejercicio físico, pero de forma moderada.

  • Para tratar molestias leves:
  • Realizar paseos a pie o en bicicleta para que los músculos inicien su recuperación con ejercicio pero sin esfuerzos. Con ello conseguiremos activar el flujo sanguíneo, regando el músculo dañado.
  • Proceder a realizar, de forma muy suave y progresiva, los mismos ejercicios que la provocaron a fin de adaptar el músculo nuevamente a esos movimientos.
  •  Para tratar molestias graves:
    • Asegurarse de que no se trata de agujetas sino de una lesión
    • Descanso de unas 48 horas mientras remite el dolor agudo.
    • Iniciar un plan suave de estiramientos.
  • Además de la actividad física, según el grado de dolor:
    • Sesiones de masajes para activar la circulación de la sangre.
    • Administración de calor local.
  • Como prevención:
    • Hacer un calentamiento progresivo en intensidad de todos los grupos musculares para aumentar la temperatura de los músculos
    • Mantenerse siempre hidratados

Si tienes síntomas de agujetas, como disminución de la elasticidad, pérdida de fuerza o tensión muscular no dudes en contactar con nosotros. Y si han pasado varios días y no desaparece el dolor, debes saber que corres el riesgo de padecer una lesión mayor.  En Wellblein, tu clínica deportiva en Madrid, serás tratado por especialistas fisioterapeutas y te aconsejaremos sobre terapias descontracturantes que te devuelvan tu forma física.

¡Ante las agujetas, tratamiento y ejercicio!

Deja un comentario

Alcanza tu equilibrio físico
para un bienestar completo

Últimos Posts

Categorías

Suscríbete

Llámanos

Te llamamos